Opinión

Los leones gays de Kenia, otro ejemplo de la involución del hombre

Los leones gays de Kenia, otro ejemplo de la involución del hombre

El mundo se va a la mierda. Esto ya lo sabíamos desde antes de que los mayas nos dijesen que íbamos a morir en 2012. Pero oye, hemos sobrevivido. Aun así, la humanidad sigue su camino imparable a la destrucción, con comentarios absurdos que nos devuelven muchos años atrás. Es el caso que se está viviendo en Kenia estos días, donde se ha visto a una pareja de leones juntos. Unos leones gays. ¿La culpa de ello? Por supuesto, los turistas gays.

Es cierto que las conductas humanas han interferido en los animales a lo largo de los años, haciéndolos muy diferentes a lo que eran, pero de ahí a decir que cambian sus gustos por “copiar lo que ven”… tela.

El centro de esta historia de amor tiene lugar en el parque natural de Masai Mara, al sur de Kenia, donde el fotógrafo Paul Goldstein captó a dos leones juntos. Hasta aquí todo normal, sin mayor misterio. El problema llega cuando Ezekial Mutua, responsable del Instituto de Clasificación de Películas de Kenia (un cargo a la altura del rey del mundo, ejem, ejem), observa la conducta homosexual de ambos leones, uno encima del otro. ¡Y CON CARA DE PLACER!

Leones follando, ¿qué hay de malo?

Su conducta es extraña y creo que la única explicación es que los animales hayan visto a parejas homosexuales en conductas impropias cuando estos visitan el parque”, comentó en un periódico local para dejar constancia del grave problema que se estaba viviendo en el parque.

Vamos a coger la frase y analizarla, porque se cae por su propio peso.

“Que los animales hayan visto a parejas homosexuales en conductas impropias cuando estos visitan el parque”.

Es decir: “animales salvajes y PELIGROSOS han visto a parejas homosexuales FOLLANDO a su lado”. Vale que el sexo salvaje nos puede gustar, pero de ahí a ponernos a hacerlo delante de los leones, hay un paso. Las redes no han tardado en comentar de todos los lados, desde los que tachan de impropio lo que se ha fotografiado hasta los que aplauden la libertad de amar de los leones.

Nosotros, por si había alguna duda, estamos con la segunda parte. ¿Qué más da con quién estén los leones? ¿Tenéis miedo de que se acaben los leones en el planeta? Pues entonces deberías empezar por aplicar las leyes y perseguir a los furtivos que les cazan. Eso sí mata las especies, no el amor.