NBA

Los Cavaliers se hunden estrepitosamente

Cuarta derrota consecutiva de los Cavaliers, otra vez en casa, que se ha convertido en un feudo donde los visitantes pescan cómodamente victorias. Anoche, turno para los saludables Pacers, un plantel en pleno proceso reconstructivo, que sigue siendo una de las sensaciones de estas dos primeras semanas de curso. A lomos de un gran Thaddeus Young, Indiana acabó con Cleveland (107-124).
No, en Cleveland sigue sin defender nadie. Aunque queda casi todo el curso por delante, hay datos preocupantes para el estudio. No sólo que se trata del peor inicio de LeBron James desde su temporada de novato, sino que atrás, cuando hay que apretar en defensa, Cleveland es una laguna. Se trata del segundo peor equipo en puntos concedidos al rival en todo el Este, sólo superado por los Nets, y en uno de los cinco peores de toda la liga. Anoche, otra muestra de lo que hablamos: 124 puntos encajados.

“Tenemos que hace un mejor trabajo cuidando el baloncesto”, declaró en rueda de prensa un apesadumbrado Tyronn Lue, incapaz de momento de hallar soluciones a una escuadra que asistió impotente a los 26 puntos de Young, récord como profesional, a los 23 de un clásico ya en la brillantez de Indiana, Victor Oladipo, y a los 25 de Darren Collison. Los tableros, otra velada más, volvieron a ser asunto de Domantas Sabonis (12 capturas).

Histórico LeBron

Otra marca para que LeBron James guarde siempre. Anoche firmó 33 puntos y entró en el privilegiado club de jugadores con 400 partidos de 30 o más tantos anotados. Desde 1963, sólo cinco jugadores, incluido ya El Elegido, han logrado este hito. No obstante, fue la única alegría de James en la noche de Ohio. De nuevo estuvo muy poco socorrido, demasiado cargado de minutos (37) y sólo auxiliado en anotación por Jeff Green, por Derrick Rose y por Kevin Love, quien con 12 puntos y 12 rebotes fue el mejor complemento de James. Éste terminó además con 11 asistencias. Doble-doble estéril.

El triple muele a Cleveland

Un 16/26 en tiros de tres, con Oladipo en 5/7 y Collison en 3/3 fue demasiado para los Cavs. Si no defiendes bien y encima tu rival se va por encima del 60 por ciento en triples convertidos, mejor pensar en otra cosa. Más si tu porcentaje desde esa distancia es de un 22 por ciento, con especialista como Kyle Korver negados ante el aro.  En ese sentido, tras el duelo, Love apuntó que deberían trabajar para potenciar más espacios abiertos para LeBron y más tiros liberados para sus especialistas en triples.

Cleveland ha perdido tres de los cinco partidos que ha jugado en el Quicken Loans Arena y no gana desde que lo hiciera a los débiles Bulls el pasado 24 de octubre. Hundidos en el Este con 3-5, ocupan la antepenúltima posición de la tabla, todo lo contrario de Indiana, que con este tercer triunfo seguidos y 5-3 de récord disfruta de su inesperado pero productivo otoño, en una franquicia que no sólo gana, sino que en muchas ocasiones se desata ofensivamente.