Mundo

La matanza del sur de Texas entra en la lista de los peores crímenes en la historia de EEUU

La matanza del sur de Texas entra en la lista de los peores crímenes en la historia de EEUU
El sur de Texas fue escenario del último tiroteo ocurrido en Estados Unidos. Según las primeras informaciones, al menos 20 personas murieron cuando un hombre entró a una iglesia de la pequeña localidad de Sutherland Springs y comenzó a disparar de manera indiscriminada.

El sujeto entró a mediodía en la iglesia baptista de Sutherland Springs, una pequeña localidad de Texas cercana a la ciudad de San Antonio, y abrió fuego contra los feligreses congregados en misa dejando al menos 26 muertos y una veintena de heridos, cifra ofrecida por el gobernador del Estado, Greg Abbott.

Tenían entre cinco y 72 años de edad. Cuando el asesino, identificado como Devin P. Kelley, salía de la iglesia, un vecino de la localidad le persiguió y disparó con su rifle. Tras una breve persecución, el tirador, un militar expulsado, logró escapar del lugar y apareció muerto en el vehículo en una carretera cercana.

No se ha precisado si murió por los disparos del vecino o si se suicidó. La de Sutherland Springs es la quinta masacre con armas de fuego con más muertos en la historia de Estados Unidos y pone una vez más sobre el tapete el debate nacional en torno a la regulación del acceso de civiles a armas de fuego.

De momento, no hay información sobre la identidad del atacante o los motivos que le llevaron a perpetrar el ataque.

El suceso ocurre alrededor de un mes después de la peor matanza de la historia reciente de Estados Unidos, en Las Vegas.

El 2 de octubre, un hombre llamado Stephen Paddock, de 64 años, disparó desde el 32º piso del Hotel Mandalay Bay contra los asistentes a un concierto de música country. Un total de 58 personas murieron y más de 500 resultaron heridas.

En los últimos 25 años, la única masacre que se le compara fue la cometida en junio de 2016 en la discoteca gay Pulse, en Orlando, Florida, en la que murieron 49 personas, más el atacante, Omar Mateen.

Sin embargo no ha sido la única tragedia similar en la memoria reciente, que van desde la masacre escuela secundaria de Columbine, en Colorado, en 1999, hasta la matanza de niños en Sandy Hook, Connecticut, en 2012.

Cada vez que hay un hecho de estas características, se alude al derecho ciudadano de portar armas en ese país y a la facilidad de conseguir rifles y pistolas de alto calibre que incrementan el número de víctimas.

A pesar de los variados intentos por controlar más estrictamente a quiénes se les puede vender las armas, es muy poco lo que se ha podido lograr en ese aspecto aunque se sigan añadiendo nombres a la lista de víctimas.

Una lista de las peores matanzas previas a a las cometidas en Texas redactada por BBC Mundo.

Las Vegas, 2017 Steven Paddock disparó contra el público asistente a un concierto de música country desde un hotel.
Orlando, Florida, 2016 Omar Mateen dispara contra la clientela de un concurrido bar gay.
Universidad de Virginia Tech, 2007 El estudiante Seung-Hui Cho abre fuego contra sus compañeros de universidad antes de suicidarse.
Sandy Hook, Connecticut, 2012 Adam Lanza mata a 20 niños de entre 6 y 7 años, además de seis adultos, y luego se suicida.
Killeen, Texas, 1991 George Hennard arremete con su auto contra la fachada de una cafetería, luego abre fuego contra los comensales y se suicida.
San Bernardino, California, 2015 Syed Rizwan Farook y Tashfeen Malik abren fuego durante una reunión de personal en una oficina.
Fort Hook, Texas, 2009 El mayor Nidal Malik Hasan inicia una balacera en una base militar.
Binghamton, Nueva York, 2009 Jiverly Wong dispara contra un grupo congregado en un centro comunitario de migrantes antes de suicidarse.
Littleton, Colorado, 1999 Eric Harris y Dylan Kelbold masacran a sus compañeros y a un maestro en su escuela secundaria de Columbine.