Entretenimiento

Encontrar pareja por el móvil ¡no es seguro! ¿por qué?

Encontrar pareja por el móvil ¡no es seguro! ¿por qué?

La generación millenial está llena de ventajas. Somos jóvenes, hemos nacido en una época espléndida para vivir, aunque pasemos Halloween en manga corta y bañador, y además contamos con la ayuda de la tecnología y las apps de ligue. Qué más hubieran querido nuestros padres poder ligar por el móvil.

Aplicaciones como Tinder o Badoo son un escaparate virtual de gente real dispuesta a buscar pareja con gestos tan sencillos como deslizar el dedo y tocar la pantalla. Qué fácil, no. No hace falta casi ni hablar. Te gusta, me gusta y al lío.

Bueno, en realidad hay que currárselo un poco más, pero, como se veía venir, estas apps están hechas de manera bastante regular y tienen más agujeros de seguridad de lo que sería recomendado. Un desastre vamos.

Cuidado con ligar por el móvil

El laboratorio de seguridad de Kaspersky ha estudiado el comportamiento interno de 9 apps de este palo: Tinder, Badoo, WeChat, Bumble, OK Cupid, Mamba, Zoosk, Happn y Paktor. En todas ellas cada usuario, para encontrar compatibilidad con las posibles parejas, tiene que añadir información muy sensible a su perfil. Toda esa información un hacker puede robarla sin demasiada dificultad.

Lo peor de todo es que los mensajes privados de estas apps también corren peligro. La mayoría de las veces porque el software está diseñado de forma penosa, enviándolos sin encriptar. En estos mensajes los usuarios suelen quedar para conocerse, por lo que escriben localizaciones, envían fotos y conversaciones que pueden revelar gran información personal que nadie debería tener.

El estudio realizado explica cómo lo ha hecho:

“En primer lugar, verificamos qué tan fácil era rastrear a los usuarios con los datos disponibles en la aplicación. Si la aplicación incluía una opción para mostrar su lugar de trabajo, era bastante fácil hacer coincidir el nombre de un usuario y su página en una red social. Esto, a su vez, podría permitir a los delincuentes reunir muchos más datos sobre la víctima, seguir sus movimientos e identificar a su círculo de amigos y conocidos. Esta información puede ser utilizada para acechar a la víctima”.

La poca cabeza de los usuarios de estas apps también hace más sencillo el robo de datos. Los hackers se han encontrado con perfiles de LinkedIn, Facebook, Twitter, etc. Si se quiere pasar inadvertido, con este tipo de aplicaciones es muy complicado.

Lo peor de todo es que los hackers no tienen que ser unos maestros para encontrar la información. Unas nociones básicas son más que suficientes, por lo que el peligro es mayor todavía.