fútbol

Cristiano y Portugal, al Mundial

Cristiano y Portugal, al Mundial

El cara o cruz entre Portugal y Suiza cayó del lado de la campeona de Europa. El combinado helvético, que había ganado los nueve partidos anteriores, apenas ofreció resistencia. El partido 147 de Cristiano Ronaldo con su selección no pasará a la historia por su belleza, pero sí por su trascendencia. La victoria por 2-0 gracias a los goles de Djourou (41′) en propia meta y de André Silva (57′) permitirán a CR7 jugar su cuarto Mundial. Camino de Rusia, el madridista ‘sacrificó’ el Pichichi. No consiguió marcar -su cuenta en las Eliminatorias está en 15- y Lewandowski (16 dianas) acaba como máximo goleador de la ‘zona UEFA’. A Suiza le queda, como mal menor, la repesca.

Se notaba que había mucho en juego en Da Luz. Las gradas rebosaban glamour: la familia de Cristiano al completo, Madonna, Rui Costa, Jorge Jesús, Rui Vitória, Sergio Conciençao… Sobre la pizarra, Fernando Santos cambió de ‘pe a pa’ el equipo que, gracias a la irrupción de CR7 ganó 0-2 en Andorra: Cédric, José Fonte, William Carvalho, Joao Moutinho y el propio Cristiano Ronaldo suplieron a Nélson Semedo, Neto, Danilo y Quaresma. Portugal pasó del 4-2-3-1 a su clásico 4-4-2. Vladimir Petkovic, en cambio, optó por su once de lujo con Freuler, que ha ido ganando peso, en el doble pivote junto a Xhaka.

Portugal y Suiza parecían plantadas frente a un espejo. Sus estrategias eran un calco: se dejaban salir con el balón jugado desde atrás, apostaban por un juego más bien horizontal -sin asumir riesgos- en la medular y aceleraban -buscando llegar por banda- de tres cuartos de campo en adelante. En este último escenario aparecieron dos jugadores diferenciales. Portugal se aferró a los eslalons de Bernardo Silva, finalizados a menudo por los centros, no tan buenos, de Cédric.En Suiza sobresalía Shaqiri, que abandonó la banda para ejercer de ‘playmaker’ en cada jugada.

Xhaka y Freuler permitieron a Suiza, poco a poco, hacerse con la posesión. El partido se jugaba ‘sin delanteros’. Nadie abastecía a Cristiano Ronaldo y André Silva en Portugal ni a Seferovic en Suiza. La única gran parada del primer tiempo llegó en el 32′ después de una posible falta a Cristiano. Joao Moutinho aprovechó que la zaga helvética estaba más pendiente de las protestas que del juego para filtrar un pase a Bernardo Silva, que se topó con Sommer.

Un error cambió el partido

El buen papel de Schär y Djorou -se anticipaban una y otra vez- se fue al traste en el 41′. Fue una cuestión, más bien, de mala suerte. Sommer se quedó a medio camino tras un centro de Eliseu y Djourou, que acabó chocando con el portero y con Joao Mario, introdujo el balón en su propia portería.

Portugal estaba en el Mundial. El gol noqueó a una Suiza carente de ambición.Shaqiri, de falta, completó el primer tiro a puerta en el 51′. Respondió Cristiano con un tiro de fuera del área con la zurda en el 55′ que se le fue fuera por poco. Fue, sorprendentemente, su primer gran intento.

El partido quedó visto para sentencia en el 57′. El 2-0 fue la coronación de Bernardo Silva, el ‘MVP’ del partido. El futbolista del City tiró una pared con Joao Moutinho y sirvió un pase de la muerte a André Silva, que, con algo de suspense, pues casi se le escapa el balón, marcó a placer. El balance anotador del atacante del Milan con Portugal es sensacional: 17 goles en 11 partidos. La dependencia de la campeona de Europa de Silva y Cristiano en esta fase de clasificación es brutal: CR7 ha logrado 15 de los 32 goles de Portugal y Silva, 9.

Suiza se ‘conformó’ con la repesca

Shaqiri seguía sólo contra el peligro. Lo intentó en el 67′ con un chut que desvió Seferovic… pero no encontró portería. No tenían nada que perder, pero, por increíble que parezca, parecían dar por buena la repesca. Ni atacaban, ni se defendían bien… Portugal optó por jugar de forma inteligente: sin exponerse, controlando el partido, triangulando, con Cristiano bajando a recibir para intervenir…

La mejor ocasión del partido para CR7 llegó en el 80′. Su forma de resolver fue decepcionante. Se quedó mano a mano ante Sommer tras un gran pase al hueco. Quizá fue porque pensaba que se encontraba en fuera de juego, pero se enredó demasiado intentando regatear al meta del Gladbach, que le acabó rebañando el esférico. Una ocasión que, de haberla marcado, le habría permitido igualar a Lewandowski como Pichichi de la ‘zona UEFA’. El atacante del Bayern (16 goles) ha batido el récord histórico de tantos. A nadie le queda la duda, sin embargo, de que lo verdaderamente importante en Da Luz era sellar el pase al Mundial. Esa fue la victoria de Portugal y su capitán. En Rusia, Cristiano seguirá ampliando su leyenda.