Mundo

Agua, nitrógeno molecular y tormentas: La sonda Cassini descubre nuevos mundos de Saturno

Agua, nitrógeno molecular y tormentas: La sonda Cassini descubre nuevos mundos de Saturno

Cassini es una de las naves espaciales más novedosas enviadas al espacio; de hecho, es una de las misiones más exitosas y completas que en la actualidad explora el Sistema de Saturno y sus lunas. Esta sofisticada sonda fue lanzada en el año 1997 como una misión conjunta de la NASA / Agencia Espacial Europea y desde entonces ha viajado durante siete años hasta llegar a Saturno para mostrar al mundo bellas imágenes que aportan con nuevos datos para los científicos.

La nave hace su Grand Finale, finaliza su mision el próximo 15 de septiembre, lanzándose hacia el interior de la atmósfera de Saturno. Esta ha orbitado dos veces el planeta Venus, una vez el planeta Tierra y una vez Júpiter antes de llegar a Saturno en el año 2004. Esta misión iniciada hace 20 años, debía terminar mucho antes pero ha tenido varias prolongaciones.

En junio del 2008 termina la misión inicial con una duración de unos cuatro años. Posteriormente empieza la segunda, denominada Cassini Equinox, con el objetivo de observar las lunas de interés como Titán, Encélado, Rhea, Dione y Helena. Dicha misión finaliza en 2010. De ahí se prolonga hasta el presente.

La misión ha permitido comprender el funcionamiento de la atmósfera de Saturno, planeta gaseoso compuesto por un núcleo interno rocoso estimado por los datos de su densidad.

El acercamiento a la atmósfera de Saturno ha permitido descubrir cosas que eran desconocidas, sobre su composición y dinámica. La atmósfera del planeta presenta corrientes generadas por el calor interno y por la dinámica de sus nubes y de sus capas de composición variada.

Ahora conocemos que Saturno tiene unas 62 lunas de diversos tamaños. Hay lunas mas grandes que la luna de la Tierra, pero también muchas que son mas pequeñas, parecidas a asteroides que orbitan el planeta. Solo algunas de esas lunas fueron descubiertas por la sonda Cassini.

Titán, luna de Saturno,  es una de las lunas grandes del sistema solar; tiene una atmósfera con alto contenido de nitrógeno. La Tierra es otro de los sitios en el sistema solar que tiene una atmósfera con nitrógeno en su composición. En Titán, sin embargo, la densidad y presión son mucho más altas. Esta luna nunca había sido fotografiada tan de cerca.

Saturno también tiene un sistema de anillos muy vistoso. Los demás planetas gaseosos también poseen anillos, pero ninguno tan vistoso como el sistema de Saturno. Es el más imponente del sistema solar. Estos anillos están compuestos por pedazos de varios tamaños de roca y roca congelada.

La nave ha permanecido activa y enviando información durante estos años, para luego desintegrarse al ser lanzada al interior de Saturno, finalizando así su misión. Debido a las condiciones extremas de calor, presión y temperatura la nave se desintegrará, evitando asi la contaminación de sus lunas, pero teniendo una oportunidad única de ‘mirar’ el interior de la atmósfera del planeta.

Un mundo por descubrir

Por medio de imagenes, la nave ha mostrado con mayor definición el desarrollo de una tormenta hexagonal en el polo del planeta. Otro aspecto novedoso es haber descubierto que la superficie de Titán está llena de rocas gigantescas, diferentes a las de la Tierra. Son rocas de hielo, etano y metano. Esta información era desconocida y se logró con el descenso de una sonda en la superficie de Titan, parte de la misión Cassini.

Otro descubrimiento interesante es los geiseres de agua que salen de la luna Encélado. La información enviada por la sonda ha revelado que esta luna tiene una buena cantidad de hidrógeno molecular. La presencia de este elemento es un indicativo importante para los científicos de la presencia de agua líquida bajo su superficie congelada.

Cassini ha orbitado Saturno el tiempo suficiente como para observar cambios estacionales que causan variaciones en sus patrones climáticos. Dada la inclinación de Saturno sobre su eje de rotación, las estaciones se parecen a las de la Tierra en su patrón, pero cada periodo es mucho más largo, ya que se toma uno 20 años en dar una vuelta completa al Sol.

Las tormentas masivas ocurridas en las nubes de Saturno son importantes para entender lo que ocurre en este planeta. Estos gases son muy diferentes a los que están presentes en la atmosfera de la Tierra. La composición de la atmosfera de la Tierra es única en el sistema solar.En muchas de las lunas del sistema solar hay presencia de H2O al igual que en varias lunas de Júpiter, pero de allí a que exista vida en el sexto planeta del sol es otra cosa.

La especie humana seguramente va a poder vivir en el espacio en un futuro no muy lejano. Difícilmente en un planeta como Saturno. En este mundo es posible que existan formas de vida bacteriana, mas no probable. Los planetas gaseosos presentan muchos problemas para albergar formas de vida, sobre todo formas de vida complejas. Pero la presencia humana en el espacio ya es un hecho y la conquista de planetas más cercanos, como Marte es el próximo paso.

Fuente: La Conversación