Cuba

Brote de conjuntivitis hemorrágica golpea a varias provincias cubanas

Brote de conjuntivitis hemorrágica golpea a varias provincias cubanas

Los pasillos de emergencia del hospital habanero Calixto García parecen un set de filmación: decenas de personas con espejuelos oscuros esperan en ellos por la abarrotada consulta de oftalmología por la epidemia de conjuntivitis que azota a varias provincias este verano.

Aunque hay pocas noticias sobre el tema en la prensa estatal, es raro encontrar una familia donde uno o más integrantes no hayan sucumbido desde mayo a la fecha a los brotes de dengue, zika o conjuntivitis.

“Cuando conversas con conocidos y preguntas por la familia, casi siempre cuentan de cómo le fue a hijos, esposos, madres o esposas con algunas de esas enfermedades: que si el rash, la fiebre alta, los dolores en las articulaciones o detrás de los ojos…”, dijo a la Redacción IPS Cuba Consuelo Rojas, quien vivió un sospechoso cuadro de zika.

“Después de hacerme análisis, la doctora me dijo: `si no quieres ingresar, ve y métete debajo del mosquitero, para que no contagies a nadie en tu casa. Me advirtió que el virus podría provocar desde parálisis hasta malformaciones congénitas en la descendencia en un plazo de dos o tres años”, relató.

Las autoridades de salud cubanas alertaron a finales de julio sobre el brote de conjuntivitis hemorrágica epidémica, una enfermedad que aumenta su incidencia en Centroamérica y el Caribe durante los meses de septiembre a diciembre y reconocieron que “desde finales de mayo se están presentando casos de ese padecimiento en varias localidades del país”.

Si bien Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín y La Habana acumulan el mayor número de reportes de la enfermedad, hay diagnósticos en todas las provincias, lo que indica que ninguna localidad está exenta de riesgo, reportó la prensa local.

El director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán García, explicó que el virus afecta a todas las edades y se expande de forma epidémica.

“Es una enfermedad muy contagiosa, la cual se transmite rápidamente mediante el contacto directo o indirecto con el exudado de los ojos infectados, a través de las manos y objetos de uso personal, por secreciones de vías respiratorias e incluso por el agua de piscinas mal cloradas’, alertó Durán.

Entre los síntomas se encuentran la irritación ocular, sensibilidad a la luz, lagrimeo, edema de los párpados y enrojecimiento de los ojos, las personas deben acudir inmediatamente a los servicios de salud.

Según un informe publicado en la página institucional del Ministerio de la Agricultura con fecha del 30 de junio último, había “activos 7 eventos en 7 provincias, 46 municipios y 106 áreas”.

En ese momento, entre las provincias con eventos activos en población directa se encontraban Santiago de Cuba, Guantánamo, Holguín, Las Tunas, Ciego de Ávila y La Habana, mientras que en Granma se reportaba en un centro penitenciario.

De todos los territorios afectados, reveló el documento, el mayor número de municipios los concentraba La Habana, con 12 de un total de 15, mientras Santiago de Cuba acumulaba la cifra más alta de casos, con 359.

De acuerdo con las autoridades sanitarias, si la persona enferma no se atiende y aísla los primeros cinco días después de la aparición de los síntomas (período en que es transmisible) compromete su propio bienestar y el de otros a su alrededor.

En las consultas, los médicos orientan usar fomentos de agua fresca hervida y algún antihistamínico, algunos de los cuales están en falta hoy en las farmacias nacionales, en medio de una crisis de medicamentos.

Tomado de IPS